ESCUELA DE ALCOHUAZ RESCATA EL PATRIMONIO A TRAVÉS DE LA ENSEÑANZA

La escuela unidocente de la localidad de Alcohuaz, cuanta con 4 alumnos, los cuales se trasladan desde los sectores cordilleranos, con el objetivo de llegar a la escuela, teniendo que recorrer largos trayectos, muchas veces soportando las inclemencias del clima, pero siempre con la motivación de llegar a su sala de clase.

Como parte de la investigación en terreno, han realizado excursiones a los cerros cercanos, visitas a parques Nacionales en la región, investigación de las costumbres, oficios y de la cultura. Instancia que les ha permitido potenciar el taller de serigrafía, donde los alumnos estamparon poleras diseñadas por ellos, donde crearon un logo grupal, representativo a su observación territorial.

Daniela Aravena es la profesora a cargo del establecimiento e impulsora del proyecto De Alcohuaz al Mundo, quien lleva meses trabajando en la ejecución de la iniciativa, que tiene como objetivo trabajar el sentido de pertenencia local que promueve el rescate, la valoración, protección, difusión del patrimonio natural y cultural de la localidad. Ante esto Aravena señala que “los alumnos han tomado conciencia y valor del entorno en el que viven, se sienten orgullosos de pertenecer a Alcohuaz y eso mismo han traspasado a sus familias. Vivimos en una localidad apartada del mundo urbano, donde muchas veces no se les da el valor a los paisajes, al cielo, al rio y a la tranquilidad de la vida aquí” señalo Aravena.

 

El proyecto esta articulado bajo las asignaturas de Ciencias sociales, Lenguaje, Artes y Educación física y potenciado por el proyecto de mejoramiento escolar del establecimiento, impulsado por el Departamento de Educación Municipal de Paihuano.

 

Gabriel Barahona, encargado de la oficina de Extraescolar del Municipio, comenta que la iniciativa significa “poner en valor el patrimonio cultural de la comuna, en el caso de Alcohuaz, es su entorno más próximo, es el patrimonio vivo de nuestros antepasados, con la representación de los petroglifos de la cultura Molle que fueron los primeros habitantes de nuestro territorio y el mismo patrimonio natural y escenográfico que aún se conservan y que los niños tiene ahí a su alcance, sin tener que ir a conocerlo a un museo por ejemplo, sino que lo pueden experimentar, ver y tocar en vivo ” comento.